EL GRUPO SOCIALISTA DE ZAFRA MUESTRA SU RECHAZO TOTAL A LOS RECORTES SANITARIOS Y AL REAL DECRETO 16/2012.

Nuestro actual Sistema Nacional de Salud, creado con la Ley General de Sanidad de 1986, es un modelo sanitario que ha basado su desarrollo en los principios de universalidad, equidad, calidad, cohesión y lucha frente a las desigualdades.

 

Los profesionales sanitarios altamente cualificados han conseguido, con su implicación, alcanzar magníficos niveles de calidad en nuestra Sanidad Pública, logrando situarla en las primeras del mundo desarrollado.

 

Buena parte del enorme avance de nuestro sistema sanitario público, radica en la descentralización, permitiendo a las CCAA desarrollar servicios regionales de salud, respondiendo a las necesidades de la población y colaborando con los municipios en la construcción y mantenimiento de los centros sanitarios.

 

Todos estos logros conseguidos han hecho que la sanidad pública sea el servicio público mejor valorado por la ciudadanía.

 

Sin embargo, debido a los RECORTES SANITARIOS Y A LA ALARMA SOCIAL creados por el PP, la sanidad pública se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía. Sin ir más lejos, el Sr. Rajoy ha afirmado en reiteradas ocasiones que la sanidad española no es sostenible.

 

Desde el PSOE defendemos que nuestro Sistema Nacional de Salud puede ser sostenible sin realizar recortes en las prestaciones, sin mermar la calidad y sin implantar copagos sanitarios.

 

El gobierno del PP, tanto a nivel nacional como regional, está desmantelando el sistema sanitario. Tenemos claros ejemplos de cómo en Extremadura esa “austeridad” que ellos llaman, se traduce en recortes de prestaciones y servicios:

  • Reducción del presupuesto destinado al SES en 200 millones de €. No se destina ni un solo € a reposición ni a nuevas inversiones.
  • Cierre de los PAC (Puntos de Atención Continuada) en varias localidades.
  • Reducción de celadores en los Centros de Salud.
  • Falta de atención especializada.
  • Falta de emisión de tarjetas sanitarias.
  • Cierre de Alas y despido de personal en algunos hospitales.
  • La inmensa mayoría de las contrataciones están siendo de tres meses eventuales. No hay interinidades de ninguna categoría.
  • COPAGO sanitario y farmacéutico. Los y las pensionistas, las personas con enfermedades raras y/o crónicas, son obligados, por primera vez, a pagar una parte de sus medicamentos. Más de 400 de uso común, quedarán fuera del sistema público.
  • Parte de los enfermos y enfermas con tratamiento de larga duración en centros hospitalarios, tendrán que pagar por ese transporte sanitario “no urgente”.
  • El Sr. Monago quiere una fórmula Público-Privada para los hospitales extremeños. Este tipo de fórmulas supone dejar EN MANOS PRIVADAS LA SANIDAD PÚBLICA. No están diseñadas para dar respuestas a las necesidades de salud de la población, sino para la rentabilidad de las empresas adjudicatarias.

 

Entre 2010 y 2011, el Gobierno Socialista adoptó, junto con las CCAA, un paquete de medidas que permitieron rebajar los gastos sanitarios sin afectar a la calidad de las prestaciones ni a los derechos de la ciudadanía. Seguimos teniendo fórmulas que se podrían llevar a cabo:

  • Subastar el suministro de fármacos.
  • Mejorar la gestión del cobro de accidente atendidos en la sanidad pública.
  • Imponer mayores impuestos al alcohol de alta graduación y al tabaco.
  • Recortar el gasto en defensa.

 

Estamos cansados de oír, por parte del PP, las críticas a la “mala herencia” de la gestión del PSOE. Pues bien, también han recibido en “herencia” un Estado del Bienestar” fuerte y consolidado y, ellos, con sus políticas neoliberales, se están encargando de desmantelarlo pues, están haciendo tambalear los cimientos de sus pilares fundamentales: La Sanidad, la Educación y las Políticas Sociales.

 

Una Salud Pública de calidad debe ser de un bien irrenunciable.