El Grupo Socialista defiende que se dé valor al patrimonio local

El Grupo Municipal Socialista defiende la conservación, recuperación y puesta en valor de patrimonio de Zafra, sea arquitectónico, educativo, deportivo o sociocultural, para su aprovechamiento por todos los vecinos y las vecinas.

 

Hace pocos días se ha incoado expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del Hospital de San Miguel de Zafra. El procedimiento fue iniciado en 2008 por el entonces alcalde Manuel García Pizarro y siendo concejala de Cultura Mª Carmen Rodríguez de Río. Hemos de recordar que después de varios años de gestiones el Ayuntamiento consiguió la adquisición del edificio, por 120.000€, para que pasara de manos privadas a ser propiedad de todo el pueblo de Zafra. Tras su compra, se procedió a la redacción del proyecto y de la solicitud a la Junta de Extremadura para su declaración como BIC, expediente cuya incoación se ha iniciado ahora y que esperamos sea completado con prontitud por la Junta de Extremadura.

 

El ser catalogado o tener iniciado el expediente de declaración como Bien de Interés Cultural es condición imprescindible para acceder a los fondos del 1% cultural que se destinan a trabajos de conservación, restauración, rehabilitación y consolidación, del patrimonio, en este caso el Hospital de San Miguel, edificio de estilo gótico mudéjar ubicado en la calle San José.

 

El PSOE siempre ha apostado por la recuperación del patrimonio de Zafra, sea éste del tipo que sea. Es imprescindible que se siga trabajando por el mantenimiento y la consolidación de todo nuestro patrimonio público, porque a todos pertenece. Después de un año y medio de gobierno del PP, nos seguimos preguntando cuáles son sus planes para abrir al público el edificio acondicionado con el fin albergar el Museo de Historia de la Medicina de Extremadura, gracias a la inversión de varias administraciones. Este edificio singular, sito en la carretera de la Estación, sólo está pendiente de musealización para hacer posible su apertura.

 

La casona se acabó de rehabilitar a finales de 2010 y en 2011 se dejó listo un borrador de convenio con Caja Sol para su proyecto de musealización. Desde entonces no se ha hecho nada, el edificio sigue cerrado y, por las muestras de humedad que se ven desde el exterior, imaginamos que sufriendo un gran deterioro provocado por su abandono.

No es el único edificio público de importancia abandonado en Zafra. Otro ejemplo es el antiguo Centro de Salud, en la carretera de Los Santos de Maimona. Con gobiernos socialistas, éste iba a convertirse en la nueva sede de la Escuela Oficial de Idiomas, lo cual facilitaría el acceso al centro del numeroso alumnado de Zafra y de la comarca. Estas instalaciones permanecen cerradas sin que tampoco sepamos cómo pretende el Ayuntamiento volver a darle un uso público.

 

Algo similar ocurre con la piscina climatizada, incomprensiblemente cerrada dos años después de que las obras quedaran finalizadas por la anterior Corporación Municipal. Algo así podría ocurrir, en fin, si nuestro Parador no se mantuviera abierto todos los días del año.

 

Mientras el tiempo pasa, la inactividad deteriora instalaciones necesarias en Zafra, ante la pasividad del gobierno local. Es responsabilidad del Ayuntamiento mantener este patrimonio arquitectónico, educativo, deportivo y sociocultural y ponerlo a disposición de la ciudadanía. Y no es lo único que el PP parece haber olvidado en Zafra en materia de patrimonio y cultura: la organización del Premio de Narrativa Española “Dulce Chacón”, que iba a ser bienal tras ser aplazado en 2012, tendría que haberse iniciado ya (para que las prisas no enturbien el disfrute de la lectura).

 

El premio Dulce Chacón tiene un proceso de gestación largo; desconocemos si la Concejalía de Cultura ha realizado ya gestiones para la selección de libros finalistas y el resto de tareas que impone un galardón literario que da una proyección nacional al nombre de Zafra. Con el Dulce Chacón, las personas amantes de la lectura podrían comenzar a disfrutar del placer del texto (que diría Roland Barthes).