El empleo, ¿lo primero?

Los retos del PSOE para Zafra en su programa de 2011 son despreciados por la mayoría del Grupo Popular. Dos años después, las ayudas al sector privado o las inversiones en el sector público, las políticas sociales o de igualdad, no asoman siquiera en la acción de gobierno. Así, “no son ni serán posibles ni empleo, ni bienestar ni desarrollo local”, según declaraciones en rueda de prensa de José Francisco Gras, concejal socialista.

 

El Grupo Socialista presenta el balance, en un boletín que publica estos días y en ruedas de prensa por áreas de sus concejales y concejalas, de los dos primeros años de la actual Corporación de Zafra. En este balance mantenemos una oposición crítica a medidas municipales y a otras que afectan a Zafra, y también seguimos haciendo propuestas, a pesar de que el PP las rechaza y no dinamiza los espacios de participación política.

 

Con los peores datos conocidos en Zafra sobre empleo y desarrollo empresarial, el PP busca excusas que no resuelven problemas: lo peor no es “la que está cayendo” (es lo que nos están tirando) ni el mayor problema es “la herencia” (son los herederos). Rechazamos hacer demagogia ni con el paro ni con el cierre de empresas o los despidos de trabajadores y trabajadoras (como en FEZSAL, la simbólica Fundíter, o nuestro Parador, por no hablar de pequeñas empresas o autónomos): todos somos responsables de superar esta situación, por eso también son responsables los gobiernos del Partido Popular.

 

Y nuestro compromiso como Grupo Municipal Socialista es presentar propuestas razonables y constructivas: en resumen, apoyos a los sectores productivos locales (Industria, Comercio, Ferias, Turismo…) y nuevas políticas de empleo público. Porque el Ayuntamiento de Zafra, mientras no se reforme la Ley de administración local, puede hacer mucho más y mejor de lo que hace.

 

El gobierno saca pecho con las cuentas locales. Para el Grupo Socialista, lo importante no es conseguir superávit, sino invertir para el bienestar de la ciudadanía. Dicen que no se puede gastar más de lo que se tiene, pero tampoco menos de lo que la dignidad y el bienestar de los vecinos y las vecinas están exigiendo.

 

En los dos próximos años seguiremos pidiendo al PP, que insiste en negar ayudas al sector privado y no invierte en el sector público, que rectifique sus políticas de desarrollo local, facilite el crecimiento y una mayor equidad en el acceso a los recursos. Lo primero, de verdad y no como lema electoral incumplido, que sea el empleo.